sábado, 15 de junio de 2013

Reseña: Palabras envenenadas de Maite Carranza

Palabras envenenadas de Maite Carranza

¿Qué pasó con Bárbara Molina? Nunca se encontró su cuerpo ni se consiguieron pruebas para detener a ningún culpable. Una llamada a un móvil pone patas arriba el destino de muchas personas: el de un policía a punto de jubilarse, el de una madre que ha perdido la esperanza de encontrar a su hija desaparecida, el de una chica que traicionó a su mejor amiga. Palabras envenenadas es una crónica de un día trepidante, vivido a contrarreloj y protagonizado por tres personas cercanas a Bárbara Molina, desaparecida misteriosa y violentamente cuando tenía quince años. Un enigma que, después de cuatro años sin resolverse, va a verse sacudido por nuevas claves. A veces, la verdad permanece oculta en la oscuridad y sólo se ilumina al abrir una ventana. Una historia de mentiras, secretos, engaños y falsas apariencias que pone el dedo en la llaga sobre mitos incuestionables. Un relato escalofriante que disecciona la hipocresía de la sociedad española moderna. Una denuncia valiente de los abusos sexuales infantiles, sus devastadoras consecuencia y su invisibilidad en este mundo bienpensante nuestro.

No se puede resumir mejor que en esa sinopsis. Bárbara Molina, desapareció hace cuatro años. No se encontraron ni pruebas ni culpable y eso marcó para siempre la vida de Salvador Lozano, el detective del caso y la de todos los cercanos a Bárbara. Su madre, Nuria Solís quedó destrozada, su mejor amiga, Eva Carrasco tampoco volvió a ser la misma. Pero una mañana, ocurre algo, algo que empezará una carrera contrareloj...
Desde que supe la trama de este libro, tuve ganas de hacerme con él. Había oído maravillas de esta autora por otros libros suyos y tras unas buenas reseñas, finalmente me decidí. Un tiempo después de tenerlo muerto de risa, cuando no tenía nada que leer me animé porque es muy cortito y enseguida me atrapó.
La narración de Maite Carranza es sencillamente genial, no hay más adjetivos. Sabe cómo atraparte en la historia, como envolverte y hacerte sentir parte de ella de un modo muy especial. Debo comentar que en el aspecto de la narración es un libro muy curioso por varias razones. Para empezar, está narrado en presente, lo que consigue aumentar la tensión y la intriga y hace aún más ágil la acción, pero eso no es lo curioso: El libro lo cuenta Bárbara, en primera persona; pero la narración también está hecha desde el punto de vista de Salvador Lozano, Nuria Solís y Eva Carrasco, en tercera persona. Eso me llamó mucho la atención y a pesar de que pueda parecer algo lioso, no lo es. Otro acierto de la autora.
Lo segundo que cabe destacar en la narración es que no hay diálogos, aunque los personajes sí interactúan. Es algo que no sé explicar, digamos que hay alusiones a los diálogos. Algunos creeréis que esto es raro o que no anima a la lectura, pero os aseguro que no es en absoluto pesado o confuso.
Los personajes están muy trabajados y son exactamente lo contrario a un personaje plano. La parte psicológica de cada personaje, especialmente la de Bárbara y la de Nuria, es sencillamente excelente, con un desarrollo muy creíble, de esos que consiguen hacerte sentir la angustia del personaje.
La trama es fantástica. Está muy bien hilada y te consigue dejar en vilo con cada capítulo. No hacía más que preguntarme “¿Quien será?” y luego “¡Es él! No, no, ¡el otro!”. Acabas convirtiéndote en detective y ninguna de las cosas que pasan a lo largo de la novela me pareció predecible o precipitada. Y sí, lloré, porque es una historia dura, realista hasta el extremo y que te hace ver que eso podría ocurrirle a cualquiera y no tiene por qué parecer que haya nada raro...
También tiene unas cuantas reflexiones muy interesantes.

La única pega, se lee en un suspiro y deja una sensación... Agridulce, podría decirse. Pero es, sin duda, una novela de diez.

Editorial: Edebé
ISBN: 9788468303178
Nº de páginas: 206

1 comentario: