domingo, 30 de junio de 2013

Reseña: El trono de fuego de Rick Riordan

El Trono de Fuego de Rick Riordan

Escuchad. No tenemos mucho tiempo para hacer introducciones largas. Tengo que contar esta historia o moriremos todos.
La voz de Carter suena apremiante, y a tenor de su resumen, no es para menos: los dioses egipcios andan sueltos por el mundo moderno, un puñado de magos que se hacen llamar la Casa de la Vida intentan detenerlos y una gran serpiente está a punto de tragarse el sol y destruir el mundo.
¡Uf! Vaya panorama… pero nada con lo que los hermanos Kane, Carter y Sadie, hijos del eminente egiptólogo Julius Kane, no estén familiarizados. Eso sí, tras aprobar un cursillo tan peligroso como acelerado, y después de aprender quiénes eran y de dónde venían, en La Pirámide Roja (para los no iniciados: la primera entrega de esta serie).
Ahora, su estirpe les exige una nueva hazaña porque Apofis, Señor del Caos, está a punto de romper la cárcel en la que fue confinado. Y los Kane creen que para evitarlo tienen que encontrar esté donde esté, en cualquier rincón del mundo, el Libro de Ra. No para leerlo, claro, sino porque ahí se describe la única manera posible de despertar al dios del sol, el primer y más poderoso rey de los dioses, el Señor del Orden.
Ra y Apofis, enzarzados desde el amanecer de los tiempos en una guerra para destruirse mutuamente… ¿De cuánto tiempo disponen Carter, Sadie y los suyos para preparar la batalla? La verdad, no mucho: cuatro días.


LAS CRÓNICAS DE KANE:
1. La pirámide roja
2. El trono de fuego
3. La sombra de la serpiente

Sadie y Carter Kane se enfrentan a un nuevo problema... Bueno, en realidad la cosa viene de más atrás. El caso es que ahora, los hermanos deben encontrar el Libro de Ra para despertar al viejo rey de los dioses, ya que es el único que se puede enfrentar a la terrible serpiente Apofis. Para encontrar las diferentes partes del libro y despertar a Ra tienen cuatro días, lo cual no resulta muy alentador. Al menos ahora tienen a un puñado de chicas y chicos, los otros aprendices de la senda de los dioses, de su lado...
El primer libro de esta trilogía me encantó por su originalidad entre otras muchas cosas y este no iba a ser de menos. Definitivamente amo a este autor.
En El trono de fuego tenemos la segunda entrega de esta trilogía, ambientada en la actualidad pero combinada con la magia de la mitología egipcia. El autor ha sabido como no combinarlo (otra vez) a la perfección.
El ritmo es vertiginoso, un no parar, lleno de acción y aventuras que consigue enganchar. No quieres dejar de leer y ya desde la primera página te sumerge en una carrera contrareloj.
En cuanto a la trama, me ha resultado muy imaginativa, por no hablar de que hay un montón de información, digamos, mitológica en el desarrollo. Cada poco descubres una palabra, mito, símbolo o historia nuevo y ese es otro de los puntos fuertes. Quizá es incluso demasiada información, aunque a mi con toda mi curiosidad, no me lo pareció.
De nuevo, se alternan los hermanos a la hora de la narración y está contado como la trasncripción de una grabación y es parte de la gracia de la novela, y de la saga: lo opuestos que son los hermanos. Y eso ha sabido captarlo muy bien la pluma del autor.
Descubrimos nuevos dioses y sus rivalidades, otra cosa que me encantó y sobre los personajes, bien desarrollados, cada uno a su manera... Veamos, Carter me ha gustado más ahora, es menos sosillo que en el primero. Sadie es tan genial como siempre (quizá ahora esté un poco pava, será la edad xD) y  hay un montón de personajes nuevos, tanto mortales como dioses. Los alumnos de Carter y Sadie (en especial uno pequeñito cuyo nombre acabo de olvidar), en los que se incluyen Walt (un chaval muy mono que como no esconde un secreto) que irá cobrando importancia; Jaz, que también ayudará y Bes, el dios enano, muy salao él. También aparecen personajes del primer libro: Zia (ahora la de verdad), Anubis (EjemSadieEjem) y Amos, entre otros.
El conjunto del libro me ha gustado muchoEs un libro que consigue sacar una sonrisa, en alguna parte incluso hacerte reír (no recomendable para una sala de esperas, experiencia propia), ágil y ameno, con una trama original y cada vez más compleja y mejor desarrollada.
Sí ha merecido la pena empezar la saga, al menos desde mi punto de vista.
En resumen: Es una novela amena, ágil y divertida que te hará no querer soltarlo. Una lectora perfecta para el verano.
*He aquí la prueba de que he perdido práctica con las reseñas ¿habéis visto que cosa más diminuta me ha salido? xD
Editorial: Montena
Páginas: 410
ISBN: 8484418774

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ciento he comentado el la entrada equivocada. este libro no lo he leido, pero tiene buena pinta. besos

      Eliminar