Reseña Comic: Sex Criminals vol. 3

26087043Título: Sex Criminals, vol. 3: Three the Hard Way

Autor: Matt Fraction
Dibujo: Chip Zdarsky
Editorial: Image Comics
Año: 2016
Nº de Páginas:160

Sinopsis: So it turns out Jon and Suzie aren't alone ― other people around the world, like them, freeze time when they climax. A self-appointed group wants to regulate and control them through fear and intimidation. Jon and Suzie are falling in love and want their freak flags to fly, but if they're going to fight back they can't do it alone. 
And really, isn't that a metaphor for the whole series? That we might all be alone but we're all alone together? I think so. 
If you read only one comic with a semen-demon in it this year, please make it Sex Criminals, Volume Three: Three the Hard Way. (Collecting: Sex Criminals #11-15)
Cuando leí el primer volumen de Sex Criminals, allá en el año 2014, me enamoré instantáneamente. Ahora, quizá demasiado tiempo después, he conseguido leer el tercer volumen de las aventuras de esta pareja.
Suzie en vol. 1
Pero antes un poco de contexto. ¿De qué trata Sex Criminals? Suze es bibliotecaria y tiene un poder muy especial: cuando tiene un orgasmo, puede parar el tiempo. Literalmente. Un día, conoce a Jon, que también tiene los mismos "poderes" y juntos se asombran al darse  cuenta de que no son los únicos. Haciendo uso de sus poderes, deciden robar un banco para salvar la biblioteca donde Suze trabaja del cierre.
Tengo que decir que es absolutamente necesario haber leído el primer y segundo volúmenes para poder adentrarse en este tercero, ya que retoma la historia en el punto exacto en el que la dejó el anterior número.
Evitaré por todos los medios comentar el argumento y preferiré centrarme en lo que me gustó y lo que no me gustó de este volumen en concreto. 


Jon y Suzie en el vol. 2
Primero, debo decir que el primer volumen me pareció fantástico, muy divertido y original. No hacía más que reirme y en seguida le cogí cariño a los personajes. El segundo volumen también me gustó mucho y aprecié que el tono fuese ligeramente más serio. Este tercer volumen, sin embargo... No es malo, pero sin duda no me gustó tanto. Los nuevos personajes están bien, unos más cómicos que otros y es intereante ver "el otro lado", es decir, la policía del sexo y ver un poco cómo viven y qué hacen. Pero plantea un problema: he sentido que había muchos frentes abiertos, muchos personajes con historias que no se llegan a entrelazar. Este tercer volumen coge la historia exactamente donde estaba (con un final muy abierto) para dejarla, en realidad, en ninguna parte. La sensación final es algo frustrante, la de que ni se resuelve nada ni se plantea ninguna cosa especialemte interesante: es la sensación del estancamiento.
Romper la cuarta pared y las pequeñas referencias y chistes son cosas que me han seguido gustando, aunque ha habido partes en las que los chistes se notaban gastados y cosas que pretenden seguir la fórmula anteriormente exitosa de WTF + risas y ahora simplemente consiguen quedarse en una mueca (sí, me refiero al hada de esperma).

Jon en vol. 3



Hay una parte en concreto cuyo planteamiento me gustó mucho: el número doce en el que se habla de la sexualidad femenina y cómo ha sido históricamente demonizada. Fue interesante de leer y en general resultaba sincera (aunque no se libra del eterno problema de plantear el sexo como una dicotomía femenino/masculino en la que lo masculino está asociado al pene y lo femenino a la vagina, pero ese es otro tema).


De nuevo, Fraction hace un buen trabajo representando las relaciones de pareja, con todas sus dudas y dificultades pero también todas las cosas buenas, con momentos altos y bajos y mostrando las cosas de una manera que resulta sincera en todo momento.

vol. 1
Respecto al arte: el estilo es bastante particular y reconocible a primera vista. Siempre me han gustado mucho los colores, brillantes, vivos, que le dan un toque más fresco y llamativo, igual que siempre me ha gustado mucho la forma en la que los personajes suelen ponerse contra un fondo de color liso. Los dibujos de Zdarsky están siempre llenos de detallitos, pequeñas referencias, etc. Otra cosa que me gusta mucho, aunque suene un poco tonto, es que los personajes se cambian constantemente de ropa, cambian de peinados, etc, lo cual agrega a que la historia sea algo más creíble.
Una vez más tengo que hablar de los colores. De verdad que me encantan. Y también me encantan las portadas. Los diseños suelen ser muy coloridos, bastante simples pero muy apropiados y con una estética muy marcada, muy propia. No creo que haya otro artista que encaje mejor con esta historia que Zdarsky.

He de decir que, a pesar de que creo que Three the Hard Way no mantiene el nivel de los dos primeros volúmenes, Sex Criminals sigue siendo un cómic divertido, fresco, sin tapujos e irreverente, lleno de momentos divertidos y risas, pero también con  un toquecito de drama. Sin duda es una lectura que recomiendo aunque, por supuesto es NSFW.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña: La canción de Aquiles de Madeline Miller

Reseña: Coraline de Neil Gaiman

Reseña: 1984 de George Orwell