Reseña Comic - Hellblazer: All His Engines

¡Hola, hola! Hoy vengo con una reseña nueva, y esta es especial porque es la primera vez que reseño un cómic en este blog. Así que, sin más dilación, vamos con ello :)

585700Título: Hellblazer: All His Engines
Autor: Mike Carey
Dibujo: Leonardo Manco
Colores: Lee Loughridge & Zylonol Studio
Editorial: Vertigo (DC Comics)
Año: 2006
Nº de Páginas: 128
Título en castellano: John Constantine, Hellblazer: Todas sus máquinas (publicado por Planeta DeAgostini Comics)

Sinopsis: (sacada de la edición de Planeta) Una misteriosa plaga mundial provoca el coma clínico a millones de personas, incluida Tricia, la sobrina mayor de Chas Chandler, por lo que John Constantine intentará encontrar la cura a tan terrible pandemia.
Un prodigioso guión de Mike Carey y unos dibujos llenos de matices de Leonardo Manco, un tándem que crea uno de los mejores arcos protagonizados por John Constantine, el anti-héroe vestido de manera sempiterna con un impermeable.


Ya hice, al terminarlo, una pequeña reseña en Goodreads (en inglés) que podéis leer aquí. Pretendo profundizar un poquito más ahora, y quizá dar a conocer un poco más la obra a un público distinto.

¿Por dónde empezar? Primero hablemos del personaje. No consigo recordar muy bien cómo llegué a conocer al personaje de John Constantine, bajo qué circuntancias empecé a leer sus aventuras; pero eso es lo de menos. Lo que importa de verdad es que fue amor a primera vista, por así decirlo. No es ninguna sorpresa para las personas que me sigan en Goodreads o en Tumblr que amo a este personaje desde hace años y que siempre que vuelvo a sus aventuras, me vuelvo a enamorar. En los últimos meses del año pasado volví a leer a este personaje, en sus distintas variantes y fue como visitar a un viejo amigo, de esos que, aunque no hayas hablado con ellos en meses o años, te hacen sentir como si fuese el primer día. Entre todas las cosillas que he leído con este personaje en época reciente, me he decantado por reseñar este aquí por su accesibilidad. Después profundizaré sobre ello.
Portada del primer volumen de Hellblazer
Pasado el obligatorio apunte sentimental, hablemos sobre el personaje. John Constantine es el mayor bastardo que podáis imaginar. En serio. Es el tipo de persona que vendería su alma al diablo (no pun intended) sin pensárselo dos veces, que utilizaría a su amigo para hacer alguna clase de ritual demoníaco a todas luces peligroso; que llega a tu casa, arrasa con la nevera, lo deja todo hecho un desastre y se va con una sonrisita y un gracias algo sarcástico. Creo que podéis haceros una idea. Es un tipo realmente odioso... Hasta que no lo es. Porque, veréis, tiene su corazoncito. Más o menos. Y también tiene muchos contactos, un pasado oscuro, es todo un gentleman inglés, y, sobre todo, tiene una labia de morirse. Fumador compulsivo, con una cierta tendencia a ahogar sus penas en alcohol y muchos traumas que intenta enterrar, John Constantine tiene ese aire indiscutiblemente encantador de los detectives noir. Antiguo punk de orígenes sociales humildes, es un maestro de las artes oscuras que vive de hacer estafas y que, en realidad, rara vez recurre a la magia para solucionar sus (numerosos) problemas
¿De dónde sale este personaje? En los años 80, el afamado escritor Alan Moore (autor de Watchmen, V de Vendetta y muchos otros) se encargaba de la serie La cosa del pantano (The Saga of the Swamp Thing) para DC comics. Junto con los artistas Steve Bissette y John Totlben, Moore creó un personaje para ayudar al protagonista de la serie y lo hizo a imagen y semejanza de Sting. Sí, el Sting de The Police. Después tuvo su propia serie, titulada Hellblazer (con una extensión ni más ni menos que de 300 números) bajo el sello Vertigo, donde DC Comics publicaba contenido más adulto que en el del resto del "universo DC". Después de esa serie han sucedido otras tres series, con una continuidad distinta y enmarcadas ya dentro del "universo DC". Y junto con todo esto una gran cantidad de volumenes autoconclusivos, mini-series, etc. Con todo esto no os estoy diciendo mucho (todo esto y más lo podéis leer en Wikipedia). Pero es importante enmarcar el tomo donde le corresponde.
Ahí tenemos a Keanu con cara de mal humor
En 2005, salió a la primera adaptación cinematográfica de Hellblazer (hay alguna otra adaptación a la pequeña pantalla), titulada Constantine, con Keanu Reeves como protagonista. No comentaré sobre la película, sólo diré que el personaje de Reeves no tiene nada que ver con el de los comics. En cualquier caso, lo importante es que esta novela gráfica que reseñamos hoy se publicó casi podría decirse, como acompañamiento para esa película.

Esto es lo que explica por qué este volumen es como es. No tiene continuidad con el resto de los números de Hellblazer y es autoconclusivo, con un argumento distinto del de la pelíula, pero con una estructura sencilla: aventura que empieza y termina en tres actos (introducción, nudo, desenlace), un estilo bastante cinematrográfico, rápido y fácil de seguir, ambientación que sirve como introducción al personaje y su universo. En definitiva, se trata de ver la película después pensar ¿de qué va la cosa?; te haces con este cómic y te sirve como iniciación para todo lo demás. No tiene mucho más que eso. En el contexto de toda la producción que hay sobre el personaje, este tomo no aporta realmente nada, excepto la labor introductoria, que no es poco. Además, es entretenido y como ya dije, se lee rápido. Es esta la razón por la que decidí reseñar esta historia, y no otra, en este momento. Te da todos los elementos básicos para entender cualquier historia de Hellblazer.

Hablemos de la trama. La historia tiene gancho, y como ya dije, es fácil de leer. Tiene un estilo bastante peliculero, por decirlo de alguna manera. Hay dramilla, horror y cosas impresionantes. Hay un protagonista claro y una serie de personajes que se mueven alrededor de él, enfrentado a un antagonista bien marcado. Es bastante corto, por lo que no puedo dar detalles sobre la trama sin hacer spoilers. En mi primera reseña lo definí como "disfrutable y a veces intenso" y sigo pensando sobre la trama en estos términos. No hubo muchos momentos de aquellos que te quieran hacer saltar de la silla, pero alguno hubo.
Carey sabe darle un toque intenso y oscuro a la historia, mientras lo mantiene todo a un ritmo rápido, a contrarreloj. Su escritura es, en general, fácil de seguir y agradable de leer (incluso con ese british slang que no acabo de dominar), y le da una voz muy clara a cada personaje, especialmente a Constantine.



¿Cuál es el problema aquí? El problema es que le falta sustancia. En mi primera reseña deije esto: "en último término, sirve como un esfuerzo introductorio y una aventura media de John Constantine, pero falla a la hora de darle más complejidad, cogiéndo demasiados elementos que, finalmene, no se mezclan tan bien en la historia. En lo referente a la trama, el final era algo confuso y la side-story relativa a Chas fue plana como mucho." Mantengo esto, y lo matizo. Carey, efectivamente, agrupa demasiadas cosas que se precipitan en un final acelerado, aunque probablemente no confuso como dije en la primera reseña. El problema que veo ahora, tras reflexionarlo más, respecto al final no es que fuese confuso tanto como que fue demasiado rápido. De pronto se acabó. Por otra parte, no es un final que, a pesar de sus fallos, deje mal sabor de boca. En realidad, al acabar, lo que una quiere es saber más sobre el protagonista. En este sentido, el tomo cumple con su cometido sin duda alguna. Y sin embargo, como ya mencioné, el mayor problema que le veo es la falta de un argumento quizás más sólido o
mejor dicho, menos rápido. Su mayor virtud es quizás su mayor pecado: se lee de una sentada, sin más.
Respecto a los personajes, Carey no profundiza demasiado en ellos, pero en realidad no necesita hacerlo. Nos da las semillitas, las claves para entender a cada uno de ellos. Por un lado tenemos a John Constantine, un tipejo un poco desagradable (o encantador, a conveniencia), un detective de lo oculto y alguien que no tiene miedo de enfrentarse a demonios y demás.Y aunqeu es un tanto detestable... sin embargo está dispuesto a arriesgar su vida por alguien a quien quiere. Por otro lado, tenemos a Chas Chadler, el mejor amigo de John, su condutor personal taxista a tiempo completo, un hombre de buen corazón, un hombre de familia (esto podemos discutirlo) que lo da todo por los suyos, que al contrario que su amigo destaca más por sus puños que por sus palabras. Y alrededor de estos dos tenemos personajes secundarios variopintos. Desde la compañera femenina obligatoria en la película (odio esta tropa de ficción, en serio) hasta un demonio y un antiguo dios mesoamericano. Disfruté mucho de la dinámica entre John y Chas. Siempre es una de las cosas que más me gusta leer en Hellblazer y Carey no decepciona respecto a ella. Eso es un punto a favor. El posible punto en contra es que los personajes secundarios hacen, en general, poco más que nada y que se quedan bastante planos. En realidad este no es un problema para la historia, pero había que mencionarlo si se trata de hablar de personajes. 


¿Qué es lo que hace que este volumen resulte más destacable, más allá de los fallos argumentales y el ritmo de la historia? El arte. Leonardo Manco crea una atmósfera muy especial, con un dibujo duro, casi rasposo, oscuro y lleno de pequeños matices. Es, realmente, lo qeu hace que la historia de Carey viva. Me atrevería a decir que con otro artista, el propio algumento perdería mucho. Manco juega constantemente con el contraste de luces, pinta cosas realmente desagradables y clava las expresiones faciales de los personajes con toda su sutileza. Consigue algo que resulta muy difícil de hacer: integra realmente el arte con la historia. A esto ayudan enormemente los colores, brillantes mezclados con miles de sombras. Recuerdo que con la primera ojeada hice una mueca.
Había, pera mi gusto, demasiados tonos amarillos. Pero luego, al leer, me ha pareido que todo el apartado del arte era más que apropiado, y que cada detalle aportaba mucho al tono y a la historia. Es totalmente la estética Hellblazer que buscaba cuando empecé a leer. Os he dejado algunos paneles a lo largo de la reseña, para que podáis disfrutarlo.
No podría haberlo dicho mejor que en mi primera reseña: "es el arte, realmente, el que lo mantiene todo junto y lo que hace que este volumen autoconclusivo pasa de una lectura normalita  o quizás simplemente no-del-todo-mala a una lectura electrizante y agradable."

La edición me gustó. Es bastante bonita, y por decirlo de alguna manera, inmersiva. Casi nada más verla una se mete dentro de ella.

En resumen podría decirse que Hellblazer: All His Engines proporciona una aproximación amena al personaje de John Constantine y el universo Hellblazer, y que no tiene más pretensión que precisamente eso. La trama en ocasiones se pasa un poco de ambiciosa y se acelera mucho, pero merece la pena para pasar el rato y empezar a conocer a los personajes. En el apartado visual, hay que destacar un trabajo excelente y cuidado, que se adapta perfectamente a la trama y al tono general de la saga y el personaje.

 
Esto es todo por hoy. Hasta la próxima y ¡a segir leyendo!

Comentarios

  1. Me gustan los comics! No me importaria leerlo:D
    Por cierto acabo d descubrir tu blog y ya te sigo^^te dejo el mío por si te gusta también, me haría feliz que me siguieras también!
    besos:D
    Bela de leerenlaluna.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, ¡muchas gracias por pasarte!
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso ^.^

      Eliminar
  2. No me llama mucho la atención, aunque el arte si que va con la temática del comic.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reseña: La canción de Aquiles de Madeline Miller

Reseña: Coraline de Neil Gaiman

Reseña: 1984 de George Orwell